Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

Sanar en tiempos del Covid-19

Mayo 21, 2020   |   Consejos,

¿Has pensado alguna vez por qué reaccionas con enojo o tristeza a algunas situaciones que ocurren en tu vida? Conforme a diversas escuelas de psicología, lo que nos afecta en el presente tiene su origen en el pasado. Pero una vez que identifiquemos situaciones, claro que podemos sanar heridas y sentimientos que nos han perseguido sin darnos cuenta. Te comparto estas sugerencias 

 

Alberto Gil Mota Velasco

Ahora que por acciones preventivas de salud contra el Covdi-19 debemos permanecer responsablemente en nuestra casa, podemos reflexionar un poco para que nuestra afectada vida emocional mejore. En esa circunstancia, nos percatamos que muchas de nuestras reacciones actuales vienen desde nuestra infancia, ya que vivimos situaciones que nos dejaron heridas y no las hemos hecho conscientes o visibles, ni tampoco las hemos sanado.

Y aun a esta situación tan adversa del Covid-19 hay que sacarle ventaja.

Aquí van algunas consideraciones:

-Todo lo presente se resuelve con entender el pasado. Y al respecto aquí te damos algunos ‘tips’ para que puedas reflexionar.

-Las primeras heridas comienzan en el seno materno, de cómo vivió nuestra mamá el embarazo, si tranquila o angustiada, si alegre o estresada, con problemas económicos, etc.

-Todos tenemos la necesidad de ser amados de manera incondicional, y ese amor es el de los padres. Sin embargo, muchos papás condicionan el amor a sus hijos de acuerdo a sus actitudes y comportamiento con ellos, lo cual provoca heridas profundas.

-También hay que revisar la manera en cómo nos corrigieron, ya que siendo niños somos sensibles, y nos marca lo que nuestros papás expresen de nosotros ante los demás. Pero en muchas ocasiones, cuando no podemos manifestarle el amor a nuestra pareja, lo descargamos en exceso en nuestros hijos hasta el punto de asfixiarlos.

-Los castigos y el maltrato físico y emocional son unas de las acciones más comunes en la relación padre-hijos. La mayoría de las veces cuando les pegamos o gritamos a los hijos es para desquitar el coraje, y de niños pensamos que es nuestra culpa lo que origina esto, cuando en realidad no lo es.

-Las peleas que vemos o escuchamos de nuestros padres también nos dejan una marca. Muchas veces cuando nos sobreprotegen, en vez de hacernos un bien, nos hacen un mal, ya que no nos dejan actuar con libertad y nos facilitan todo y esto provoca que no nos esforcemos y no salgamos de nuestra zona de confort. La sobreprotección  de  los padres son miedos de ellos mismos que los llevan a educar con temor e inseguridad a los hijos.

-Cuando los hijos pasan mucho tiempo solos fuera de la casa –en guardería o escuelas–, dado lo indispensable que es trabajar nosotros y que vemos como una posibilidad de mejorar económicamente, para los hijos representa abandono y soledad.

-¿Quién no ha expresado alguna vez que nuestros papás tienen un hijo favorito? El hacer distinciones entre los hijos causa un gran daño.

-También las pérdidas que hemos tenido de niños, ya sea de una persona muy querida o de algún objeto apreciado que nos daba seguridad, repercuten en nuestro presente.

-Las personas que están más cerca de nosotros son las que más necesitamos para vivir, pero también son las que más nos podrían dañar, por lo cual hay que poner los límites muy claros ante una posible decepción o agresión.

Éstas son algunas de la cosas en que podemos reflexionar acerca de nosotros mismos y de lo que podemos estar haciendo con nuestros hijos, sin siquiera darnos cuenta.

Aprovecha estas sugerencias para crecer como personas y como familia. Démosle la valía a estos momentos que la vida nos concedió.

Prueba estos sencillos consejos que en verdad resultan efectivos y terapéuticos, es decir, como ayuda para sanar. ‘Tips’:

1.- Escoge en evento del pasado que te haya dolido.

2.- Hazte estas preguntas: ¿Qué fue lo que pasó? ¿Dónde fue? ¿Quién lo hizo?

3.-  Escribe una carta en la que plasmes todas las emociones que sentiste, lo que pensaste, si te hirieron verbalmente. Saca todo lo que sientas: ira, coraje, resentimiento, frustración, miedo, etc.

4.- Agradece y escribe lo bueno que te hayan dado.

5.- Perdona.

6.-  Quema la carta.

 

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más