Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

Nuestra vida en las nuevas comunidades: los fraccionamientos o cerradas en las ciudades

Junio 18, 2020   |   Consejos,

De unos lustros a la fecha hay una marcada tendencia de vivir en fraccionamientos privados o cerradas, modalidad urbana que implica nuevo aprendizaje en materia de convivencia, de bienestar comunitario y de realización como persona y como familia. Ser buen vecino no solamente es un deber jurídico y moral, sino que en verdad nos aporta sentido de pertenencia y vida apacible, porque en ese entorno es donde me desarrollo y donde crece mi familia

Javier Alfredo Ramírez Avila

La vida en comunidad a lo largo de la historia de la humanidad ha cambiado de manera constante e impresionante, pero probablemente nunca lo había hecho tan rápido como en los últimos años.

El tamaño de las ciudades que tenemos actualmente es algo nuevo y que nos plantea retos que nunca habíamos enfrentado como humanidad.

Lo mismo sucede con las nuevas tecnologías que nos permiten desarrollar nuestras vidas de una manera nunca antes vista.

Tradicionalmente las ciudades mexicanas se desarrollaron bajo el concepto de barrio, un espacio geográfico que nos permitía tener nuestras casas y desarrollar actividades laborales dentro o cerca de ellas. Las escuelas, el culto religioso y las compras se encontraban a distancias caminables, mientras que los pequeños podían jugar en la calle y explorar su entorno a distancias grandes. Este estilo de vida es muy probable que sea el conocido por la gran mayoría de todos los adultos, pero el cambio ha sido muy rápido para la mayoría de los mexicanos en los últimos 20 a 30 años.

La inseguridad, las distancias largas y la incapacidad de conocer a toda la gente en nuestras ciudades o en nuestro entorno inmediato han provocado que las personas busquemos comunidades a escala más pequeña dentro de las ciudades y generalmente cerradas para sentirnos seguros y protegidos. A esos espacios más cerrados los llamamos generalmente “fraccionamientos privados” y  particularmente pueden tener muchos otros nombres.

Los fraccionamientos privados exigen un nuevo estilo de vida. Generalmente ya no tenemos nuestras actividades laborales en casa o cerca de ella; y las escuelas, los cultos religiosos y las compras se encuentran fuera de ellos. Pero, por otro lado, sentimos más seguridad en muchos aspectos.

Muchos urbanistas, psicólogos y sociólogos mencionan una pérdida de la humanidad dentro de estos fraccionamientos privados, la falta del contacto con el vecino y la pérdida del sentido de identidad con el entorno que nos rodea. Lo que es cierto es que es un nuevo estilo de vida y necesitamos adaptarnos a él.

¿No te gustaría volver a generar esos lazos que se tenían entre vecinos cuando eras niño o las fiestas de barrio que se vivían en la colonia de tus abuelitos para sentir esa identidad y generarle a tus hijos recuerdos similares a los que tuviste de tu infancia?

En este artículo te expongo algunas recomendaciones que pueden hacer la vida en las comunidades privadas un estilo de vida más amigable, libre y activo como solían ser la vida en los barrios para no perder nuestra escala humana:

1º Comprender y tolerar la diversidad humana. Cada persona tiene prioridades diferentes, y las actividades que un grupo específico organiza pueden no ser del interés de todos en la comunidad. Así que hay que ser adaptables a estos sucesos y buscar la forma de involucrar a la mayor cantidad de personas mediante sus gustos, costumbres o prioridades, lejos de aislar a quienes no se someten en las actividades organizadas.

2º Generalmente las comunidades en fraccionamientos privados cuentan con un comité de colonos. De modo que puedes involucrarte para generar propuestas requeridas.

Emprender actividades en común. Las actividades en común unen a la gente y generan lazos de identidad. Existen múltiples actividades que se pueden generar con los colonos y aprovechar la infraestructura de los fraccionamientos privados para desarrollarlos, pero antes de emprenderlas una opción es desarrollar una encuesta para conocer los intereses y horarios factibles para llevarlas a cabo.

4º En la elaboración de actividades comunales para generar los lazos de identidad, no olvides ser incluyente  con todos los rangos de edad, los intereses de género y otros intereses en los que pueden subdividirse para que sean lo más atractivos para todos, y tener así el involucramiento del mayor número de personas.

Entre algunas actividades que se pueden realizar en una cerrada pueden estar:

1.- Actividades de verano para las vacaciones de los niños. Invitar a profesionistas de la pedagogía para impartir actividades que puedan ocupar las horas de los niños en el jardín o parque vecinal todas las mañanas.

2.- Club dominical de ciclistas. Las familias pueden organizarse para hacer un circuito los domingos por la mañana en la que los integrantes de las familias puedan realizar dentro o cerca de los fraccionamientos privados mientras todos participan en la vigilancia y seguridad del recorrido y así hacen ejercicio en conjunto.

3.- Los cursos de manualidades pueden ser un atractivo para personas de la tercera edad, en los que ellos mismos pueden turnarse las guías de los cursos y pueden pasar sus conocimientos a otras generaciones. Esto puede unir lazos transgeneracionales.

4.- Realizar bazares periódicos de compra-venta. Bien pueden ser un escaparate para organizar lo que esporádicamente se dan como ventas de garage, donde algo que no le sirve a ciertas personas puede ser útil para otras. También se puede aprovechar la venta de las manualidades y artesanías realizadas en los cursos, exponer las actividades de los niños en los cursos de verano, e incluso la venta o degustación de nuestros mejores guisos. De esta manera es llevar a un nivel festivo un evento que puede invitar a todos para conocerse.

5.- Organización de concursos para las decoraciones de casas en fechas festivas como pueden ser: Navidad, día de Muertos y/o Halloween, día de la Independencia, día de primavera o Pascua, etc.

6.- No olvidar realizar las posadas entre colonos y también organizar eventos como la repartición de dulces y concurso de disfraces en Halloween y los huevos de Pascua, ya que son actividades que emocionan a los más pequeños.

7.- Jornadas de reforestación de árboles y/o de plantar plantas ornamentales para hacer lucir el fraccionamiento; o bien pueden implementar un huerto urbano para cosechar limones, naranjas, duraznos o cualquier hortaliza y repartirlos entre los colonos el día de la cosecha.

8.- Entre los padres de familia se pueden hacer roles para llevar a los hijos a la escuela o bien para cuidar a los niños en fechas determinadas como esas vacaciones que solo las escuelas tienen pero que no son vacaciones laborales.

La imaginación es el límite.

La invitación es a reencontrarnos en comunidad, a generar lazos con nuestros vecinos y a humanizar nuestros fraccionamientos.

Espero que estos consejos te sean de utilidad.

Conversa este tema con los vecinos con quienes tengas comunicación y revisa si se pueden realizar algunas u otras actividades de lo aquí sugerido.

 

 

 

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más