Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

“Laudato Si’ ”, la encíclica del Papa

Septiembre 18, 2020   |   Entretenimiento,

El título de la encíclica proviene del poema ‘El Cántico de las Criaturas’, escrito en italiano medieval en el siglo XIII por San Francisco de Asís, y en particular fue tomado de la parte inicial “Laudato Si’“, que se traduce como ‘Alabado seas’, y ya con clara alusión ambientalista al mundo como única casa del ser humano: “(…) Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra,/ la cual nos sostiene y gobierna/ y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas (…)”. Días antes de su publicación en 2015 el Papa explicó que aun cuando el carácter de las encíclicas tiene como fin los obispos del mundo, en esta ocasión estaba destinada a todas las personas del planeta, incluidas las no católicas.

Adriana Zapién

 

Cuando escuchamos de “cambio climático” se nos vienen a la mente muchas cosas, sobre qué es y por qué tantas personas insisten en que el tema es un problema urgente de atender.

Lo cierto es que cada quien desde su trinchera aprovecha las posiciones de liderazgo para convocar a los gobernantes, a los empresarios y a la sociedad civil a poner en marcha acciones contundentes ante el cambio climático, pues de no hacerlo los resultados serían graves si la temperatura sube tan solo arriba de 2° C en relación al promedio que tenemos actualmente y derivado de la contaminación ambiental y la deforestación, entre otros factores.

Uno de esos líderes mundiales que se ha sumado a la campaña de conciencia sobre la sustentabilidad, el cambio climático y la construcción de sociedades justas es el Papa Francisco, quien el 24 mayo de 2015 firmó la encíclica Laudato Si’.

La publicación de la encíclica se produjo exactamente cuatro meses antes de que los líderes de 193 países que aprobaran los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda 2030 impulsados por las Naciones Unidas (ONU) que incluían el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible, la paz y la justicia, entre otros temas de ODS, ratificando sus compromisos en el cumplimento de las metas globales.

En la encíclica Laudato Si’ el jerarca de la Iglesia Católica no solo invita a la reflexión a 1,313 millones de católicos sino a cada persona que habita el planeta para el cuidado de la casa común: la Tierra.

Es nuestra única casa-planeta donde la humanidad comparte la existencia, y mediante un perfecto equilibrio nos provee alimentos por medio de la tierra y sus frutos; y es quien reclama y reacciona por el daño que le provocamos a causa de uso irresponsable y del abuso de los bienes de la naturaleza.

El Papa Francisco recoge la reflexión de innumerables científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales para hablar de que la tierra está enferma y de que los síntomas se reflejan en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Reflexiona lo que los científicos confirman. Y se suma a la preocupación de otras religiones que también disciernen sobre el tema.

Las estadísticas advierten que el 40% de las tierras cultivables está degradado, 13 millones de hectáreas de bosques desaparecen anualmente y la producción de cereales se reduce un 5% aproximadamente por cada grado de aumento en la temperatura. Diariamente 5,000 personas mueren a causa del agua insalubre, y 1,000 millones no tienen acceso a agua potable.

Y en lo que refiere a los efectos en la salud por la contaminación del aire, en 2014 la Organización Mundial de la Salud informaba que 7 millones de personas murieron en 2012, de los cuales 1 de cada 8 personas fallecieron como consecuencia de la contaminación atmosférica, siendo el evento cerebrovascular y las enfermedades cardiovasculares las causas número uno de muerte derivado de daños en el organismo por la calidad del aire.

La encíclica –de 187 páginas dividida en seis capítulos– invita a la reflexión sobre el daño y sobre que la pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo. Y destaca que el auténtico desarrollo humano posee un carácter moral suponiendo el pleno respeto a la persona humana; pero también prestar atención al mundo natural porque el bienestar del ser humano dependerá de la mutua conexión en un sistema ordenado.

En 2016, durante el segundo pánel del Encuentro de Diálogo Empresarial organizado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la Confederación de las Uniones Sociales de México (USEM), el empresario Patrick Slim Domit describió a Laudato Si’ como “una encíclica integral para enfrentar los desafíos del cambio de época, de lectura indispensable para todos, para hacer lo correcto –independientemente de las creencias– y como empresarios tener clara la vocación de las empresas de satisfacer productos y servicios sin  perder de vista el cuidado del medio amiente y la calidad de vida de las personas”.

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más