Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

La sincronización espontánea de los péndulos

Septiembre 11, 2020   |   Consejos, Entretenimiento,

Aun cuando ya son muy pocos lugares donde hay relojes de péndulo y que también son muy escasos los músicos que usan los metrónomos o compases de ritmo, ¿has observado que dos o más relojes de péndulo colocados en la misma pared están sincronizados en su balanceo y que si los cambias se desfasan? ¿y qué dices de los metrónomos disparejos que si los vinculas en una misma plataforma o base se igualan en su compás en 3 minutos? ¿y por qué los aplausos o las ovaciones se coordinan de repente y sin un líder visible? Son misterios aún no resueltos en 300 años.


Alfredo Rivera

 

En el siglo XVII, el astrónomo-físico-matemático holandés Huygens –inventor del reloj de péndulo y creador de la teoría ondulatoria de la luz— una vez observó en su habitación que dos de sus relojes de pared, colocados en el mismo muro, se sincronizaban en el balanceo de sus respectivos péndulos. Sin embargo, otros relojes en otras habitaciones desde donde no se escuchaba el rítmico tic-tac no compartían la simultaneidad de los oscilantes pesos.

Desde entonces ha sido un misterio el espontáneo acompasado de los péndulos cercanos.

En experimentos actuales con metrónomos –esos aparatos, pendulares también, usados sobre todo por músicos para marcar ritmos a diversas frecuencias de oscilaciones por minuto— se observa que si dos o más aparatos son vinculados mediante alguna plataforma con base semimóvil con rodillos o latas de soda, o aun mediante un marco metálico, al cabo de unos minutos alcanzan la simultaneidad perfecta (en internet abundan videos al respecto).

En la naturaleza y en nuestra vida cotidiana se dan fenómenos de sincronización espontánea: los chirridos de los grillos, los exactos destellos estroboscópicos de luciérnagas en el campo, los columpios del parque, las mareas, los aplausos y las ovaciones en eventos masivos humanos, el ritmo cardiaco y aun en menstruaciones de mujeres que conviven de continuo (efecto McClintock).

Lo fascinante es cómo en esos casos físicos, biológicos y sociales existe la tendencia al orden, fenómenos tan dispares surgidos del caos. Ello en contraposición a los conceptos de la teoría del caos, del efecto mariposa y al de la entropía, como afirma en la reciente década de los ’90 del siglo XX el investigador Strogatz, de la Universidad de Cornell: “El orden no sólo es posible. Es inevitable”.

En 300 años no hay una sustentada explicación física ni matemática que clarificara la sincronización espontánea de los péndulos o de los metrónomos.

Hasta apenas unas semanas, dos físicos portugueses están verificando nuevas hipótesis de que la sincronización pendular se deriva del sonido, que como ondas sonoras a través del aire y de los materiales “comunican” y ponen a bascular coordinadamente, todos a una, a los objetos oscilantes en una sola frecuencia mediante vibraciones mecánicas.

Pero si eso fuera, esa hipótesis no explica la espontánea concordancia en los aplausos o las ovaciones durante un concierto o mitin político o un partido deportivo. Ello porque no hay un líder que conduzca el aplauso simultáneo ni alguien que dirija el coro de miles de gargantas.

Con todo y modelos matemáticos, esa hipótesis de que el acoplamiento de los péndulos y metrónomos se debe a simples ondas sonoras ha reavivado el debate al respecto en la comunidad científica internacional, y mientras tanto no hay una conclusión firme.

Así pues, continúa el misterio de la sincronización espontánea de los metrónomos y péndulos.

Sin embargo, como enseñanza práctica y moral que nos deja este fenómeno físico de Huygens podemos citar la ideal coordinación que debería darse entre los miembros de nuestra familia, entre todo el equipo de nuestro trabajo y entre los políticos, funcionarios de gobierno y miembros de la sociedad. Porque si todos –unidos en una causa común– actuamos u oscilamos sincronizados como los metrónomos o los péndulos, lograremos fines y metas con menor esfuerzo, mayor satisfacción y perfecta efectividad. Eso es la alineación o remar hacia el mismo rumbo.

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más