Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

La constancia por sobre la intensidad: caminar a diario, una activación tan sencilla como efectiva

Junio 1, 2020   |   Consejos,

Hay de caminares a caminares: desde caminar por movilidad natural, hasta caminar por motivación a bajar de peso y sentirse bien. Para caminar como activación no necesitamos instructor ni horario rígido, y ése es su principal atractivo. Caminar a nuestro propio paso, por poquito que sea, no tiene chiste. El chiste es caminar todos los días. Eso se llama “constancia”

Alfredo Rivera

Yo formé parte, durante muchos años, de las filas de la gente sedentaria para quienes la activación era más asunto de ocasión y de moda que de saludable hábito y reparadora necesidad. ¿Consecuencias?: triglicéridos altos, sobrepeso, propensión al tabaquismo e hipertensión incipiente y fronteriza.

No todos somos atletas –ni todos queremos serlo–, pero al menos a diario y en un momento del día debemos parecerlo y sentirnos atletas, pues el ejercicio es fundamental para un estilo de vida sano.

Los beneficios de la activación física diaria son incuestionables, si consideramos que el ejercicio nos ayuda a mantener una presión arterial estable, a conservar fortaleza muscular y ósea, a cuidar de peso y talla y a preservar el buen estado de ánimo y la salud mental.

Lamentablemente, cuando pensamos en hacer ejercicio a diario, nos asalta la creencia de que “es algo extenuante, y además para lo que no tengo tiempo”. Pero nada más falso: activarse no implica agotarse ni hacerse daño con torceduras o exposición al infarto, ni tampoco invertir todo el día y no trabajar.

El secreto para mantenernos en el hábito del ejercicio diario no es la intensidad de las rutinas ni el tipo de actividad, sino la motivación + la constancia. Y si logramos combinar intensidad + disciplina + motivación, el resultado sería el ideal de lo ideal. Pero dejemos, pues, la intensidad, y centrémonos en la poderosa motivación y en la disciplinada constancia.

Motivos para activarnos podemos tener muchos. Pero con que la principal razón para ejercitarse sea mantenerse en peso, ésa puede ser la fundamental, con todo y que no sea la única buena.

Por ser constante entiendo y defino que no es opción saltarme el ejercicio diario; y cuando se me vaya el día y sienta que no he hecho ejercicio y que algo me falta, entonces ya he adquirido este sano hábito. Claro que hay días en que, por alguna razón, no resulta posible activarse, pero haz que ahí esté la excepción y no la regla, para ser compensada después.

Por el tipo de ejercicio ni me preocupo: mi ejercicio es caminar. Sí. Simplemente caminar. No pesas. No spinning. No boxeo. No trote. Porque para quienes provenimos de una vida sedentaria, cualquier activación es bienvenida por sus beneficios inmediatos. Y para caminar no requiero instructor ni horario: sencillamente necesito constancia.

¡Caminar, caminar y caminar! A mi paso. Fácil. Así. Porque tampoco es hacerle al síndrome de Forrest Gump: correr sin parar, sin motivo aparente.

La activación –muy personal– la alterno entre rutina al aire libre y la de caminadora.

Caminata en caminadora– Por motivos del confinamiento, jamás había yo usado tanto la caminadora en casa: utilizo una Reebok One GT 40, que tiene en la casa unos 12 o 14 años. Cada día, antes del regaderazo y del desayuno, me activo en caminata equivalente a al menos 2 kilómetros a 5 kph, con inclinación de entre 8 y 12° de pendiente durante 800 metros. Los 2 km los cubro en 25 minutos y con 140 calorías quemadas. Ah, y con una mancuerna de 2 kg alternada en braceo de media luna en cada mano al caminar.

Caminata al aire libre— Aunque lo ideal es aprovechar cualquier circunstancia para caminar distancias cortas o medias –por ejemplo, ir con tiempos establecidos al súper por algún mandado básico y ligero, pues voy a pie–,  me ha resultado estimulante y efectivo contar vueltas y tiempo en un pequeño parque. Este parquecito mide 53×47 metros, que para fines prácticos es 50×50, según lo tengo medido con el odómetro del carro. Se ve chico, pero es buena activación, pues 5 vueltas equivalen a 1 km, considerando que cada una representa 200 metros en unos 12 minutos. Igual, por lo general camino al menos 25 o 30 minutos, tras completar 10 vueltas.

Para muchos, acaso mi rutina sea demasiado ligera… o inútil. Pero insisto: lo importante es la constancia derivada de la motivación, aun por sobre la intensidad o el tipo de ejercicio.

Y si a esta activación constante le agrego haber dejado todo tipo de azúcares –sobre todo los realmente venenosos refrescos embotellados–, grasas excesivas, harinas de trigo y cosas saladas, el resultado de todo ello me ha eliminado 20 kilogramos en 4 meses, me ha hecho salir prácticamente perfecto en los valores de laboratorio, me ha hecho terminar con el dañino vicio del cigarro y me hace sentir con mucha energía, con mucho ánimo y con enorme bienestar.

Por eso insisto tanto: lo importante de la activación es la constancia. No es difícil caminar a diario, a tu paso, cuando quieras, sin impaciencias de nadie. ¡Lo importante es caminar a diario!

Me da gusto compartirte mi modesta experiencia. Y espero que logre motivarte en algo y que también puedas caminar a diario.

 

 

 

 

 

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más