Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

La adaptación a la tecnología

Agosto 25, 2020   |   Estilo de Vida,

El futuro nos ha alcanzado, pese a la demoledora tragedia de males mundiales como el presente coronavirus. Pero aprender a convivir con entidades automatizadas e inteligentes como los robots nos empuja a muchos cuestionamientos éticos y morales. Aquí mencionamos algunos.

Adriana Zapién

 

La tecnología ha ayudado hoy a resolver las barreras del confinamiento debido a la pandemia, y se dice que el tema digital avanzará en este 2020 lo que hubiera avanzado en 10 años. Si bien antes ya teníamos claro que la tecnología facilita nuestra vida, también cada vez sabíamos que poco a poco estaba sustituyendo muchos empleos y dejando a mucha gente sin trabajo.

Es evidente que cada país reacciona a diferente velocidad, no solo en los avances tecnológicos sino asimismo en la reflexión de cómo enfrentarán la automatización y robotización. Y de esos avances depende la complejidad de las reflexiones.

Ya en varias sesiones del Foro Económico Mundial se había estado pronosticando que la automatización y la inteligencia artificial harían que 7.1 millones de personas pierdan su empleo en 15 economías líderes en los próximos años. Sin embargo, se crearían nuevas funciones que requerirán especialización. Obviamente las ingenierías que tengan que ver con la programación y desarrollo de software seguirán siendo altamente cotizadas.

En noviembre de 2017 en el Parlamento Europeo de la Juventud cuestionaban el futuro de muchos empleos hacia la automatización y se preguntaban: ¿qué pasaría con toda esa gente que quedaría sin empleo?

Por otro lado, mientras la juventud se preocupaba por su futuro, los adultos del Parlamento Europeo debatían las obligaciones de los futuros robots. Debates relacionados con la creación de un código ético para los mismos, la responsabilidad jurídica, el otorgamiento de personalidad electrónica a los robots con suficiente autonomía de decisión, para considerarlos personas electrónicas; o los cuestionamientos del uso de robots civiles y militares. Tal y como los vemos en las historias de ciencia ficción y  que hoy se ven cercanos y posibles.

Japón lleva la delantera como la primera potencia robótica del mundo y tiene desarrollada una estrategia nacional de robots. Además en 2014 logró la aprobación de una norma ISO de seguridad para robots de servicios: la ISO 13482  llamada “Robots and robotic devices. Safety requirements for personal robots” es aplicable a tres tipos de robot: el robot sirviente móvil, el robot asistente físico y  el robot portador de personas.

Alemania, como el quinto fabricante de robots industriales, es líder en Europa en los debates y reflexiones sobre el futuro de la automatización.

Y para que nos demos idea hasta dónde hemos avanzado, en 2017 se anunciaba que en Singapur, una de las naciones más automatizadas del mundo, se había otorgado empleo a los primeros robots humanoides. “Nadine” es el nombre y es un robot social desarrollado por científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (UNT). Con piel suave y cabello, sonríe y mira a los ojos cuando habla, e incluso da la mano. Era contratada y contaba con un empleo.

Después de esta reflexión, en varios foros de Responsabilidad Social Empresarial se analizan varias consideraciones desde la perspectiva de la tecnología. Se cuestiona si es ético saber todo de las personas aunque te lo autoricen digitalmente, analizando la delgada línea de ética sobre la programación de las máquinas y los algoritmos; porque aunque seamos unos genios para programar y automatizar todo, la realidad es que los robots se programan… pero no tienen moral.

Esa adaptación de la que hablamos, más que aprender a manejar la tecnología, se refieren tal vez a que las funciones de bajo esfuerzo físico y labores rutinarias que no le aportan crecimiento personal y profesional serán las automatizadas y se tendrá que migrar a las ciencias sociales y las humanidades. Y ello porque hay cosas que no se pueden programar: como la filosofía, la sociología, la antropología, el pensamiento crítico, la inteligencia social y todo lo que tenga que ver con el seguir siendo humano.

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más