Hule de burbujas como barata y muy efectiva solución para aislar tus ventanas - Ruba | Llegaste a Casa
Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

Hule de burbujas como barata y muy efectiva solución para aislar tus ventanas

Noviembre 28, 2022   |   Consejos,

Hule de burbujas como barata y muy efectiva solución para aislar tus ventanas

Este material es la propuesta muy poco costosa, más sencilla y más efectiva para aislar del frío las ventanas de una casa. Y no solo evita que el calor se escape y ahorres en el pago del gas o de luz, sino que reduce casi en su totalidad la humedad por condensación en las recámaras. Si nunca lo has usado, pruébalo.

Alfredo Rivera

Además de ser muy barato, el hule de burbujas representa una magnífica solución al aislamiento térmico de las ventanas de tu casa durante la severa temporada gélida en aquellas ciudades de zonas geográficas altas o semidesérticas y en especial del norte del país.

Originalmente, este material se ha fabricado para empaque de productos frágiles en envíos por paquetería; pero al menos en los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila es muy popular para ser colocado en vidrios de ventanas o puerta-ventanas por su alta efectividad aislante y reductora de la condensación de humedad en paredes, vidrios, ropa y muebles de casa.

El hule de burbujas se vende por metros a granel en rollos de, generalmente, medidas de 1.20 metros de ancho, con espesor de 3/16 de pulgada (unos 5 milímetros), fabricado con múltiples cojincitos o burbujas llenos de aire por una cara.

Su precio ronda –según los lugares de venta– de los 12 pesos hasta unos 14 el metro, ya sea en grandes ferreterías de franquicia o en las pequeñas de colonia. Unos 11-12 metros bastan para todos los cristales en una casa tipo.

Este hule de burbujas tiene dos lados: uno liso y el otro con el relieve de cojines de aire. Por ello es importante que, al colocarlo, la parte plana sea la que deba pegarse al vidrio; en tanto las burbujas deben quedar hacia el interior de la habitación.

 

Su instalación es de lo más sencillo:

– medir –con flexómetro o con cinta de costurera– las superficies de vidrio donde se vaya a colocar, ya sea ventanas o puertas-ventanas;

– con el hule extendido en una mesa, en una cama o en el piso, medir el hule y cortar al tamaño, con 1 cm de excedente para ajustes y dobladillos en los marcos;

– rociar el vidrio con agua atomizada con un aspersor;

– de inmediato, con la cara lisa del hule hacia el vidrio, es decir, con la cara de burbujas hacia adentro de la habitación, ir pegando el hule, empezando por las esquinas y extendiendo suavemente –sin reventar ninguna burbuja del hule– con la palma de la mano;

– corregir jalando con suavidad y acomodar el pliego de hule para que no queden zonas sin cubrir;

– en las zonas donde se note que estén muy secas, volver a atomizar;

– no es necesario hacer uso de ninguna cinta ‘tape’ o díúrex;

– por experiencia, en vez de agua he usado de líquido atomizador el producto desinfectante con 70% de alcohol, y da igual resultado, aunque hay que acomodar más rápido el hule, debido a la más veloz evaporación; pero me quedo con la adicional tranquilidad de que tengo los cristales desinfectados además;

– sin problema, se pueden traslapar o empalmar cortes o parches del hule en las zonas que nos hayan quedado descubiertas;

– si durante el invierno se despega alguna parte del plástico, con volver a rociar y acomodar se soluciona;

– aunque no deja manchas sobre el vidrio, alguna pequeña marca ha de ser limpiada cuando llegue la primavera en marzo y lo tengamos que retirar.

Las (solamente) ventajas con el hule de burbujas

– Su poder de aislamiento térmico es impresionante pues, una vez instalado el material, de inmediato el calor de una habitación –generado al cocinar o por cualquiera de las formas de calefacción— queda atrapado y no se fuga por contacto al frío de la otra cara del vidrio por el exterior.

– Es por ello que se reduce sensiblemente o se elimina de plano la condensación al evitar el vapor de agua de la habitación al tocar superficie fría y sin absorbencia como el vidrio, debido a que abate la diferencia de temperatura exterior e interior de la habitación.

– No es opaco, por lo que la película no corta el paso de luz y queda en grado de traslúcido, mas no de transparente. Pero de padecer algo de menor entrada de luz a padecer las inclemencias del frío, la visibilidad resulta ser una minucia del todo.

– La efectividad del modesto hule de burbujas se basa en que el aire retenido en sus burbujas funciona como un aislante térmico en sí mismo, a la vez que reduce también el ruido que viene del exterior de la casa. Es solamente física pura.

Ideal, complementar este hule con absorbente de humedad

En complemento a esta propiedad de reducir humedad por condensación de agua se debe usar el producto desecante fabricado en bolitas de cloruro de calcio, producto también muy asequible, barato y seguro.

Según las diversas presentaciones de este producto de bolitas desecantes, hay frascos de 500 g, 1 kg o 2 kg.

La manera de usar este producto de bolitas absorbedoras de humedad es simplemente vaciándolas en una vasija abierta –algún tupper desechable que nos dan en el supermercado–, y colocar ésta cerca de la ventana que deseemos mantener sin condensación. Si hay niños que gatean o mascotas, es recomendable mantener la vasija con las bolitas fuera de su alcance; o mantenerla cerrada con una tapadera a la cual le hayamos hecho perforaciones. De hecho hay presentaciones del producto que ya contienen aberturas en los frascos de plástico en que vienen.

A medida que el producto va absorbiendo humedad, se empiezan a disolver las esferitas en el agua que se genera cada 5 o 7 días. Lo que hay que hacer es ir tirando esa agua, con lo cual se va perdiendo materia, y ante lo cual hay que agregar las bolitas necesarias para mantener semi-llena la vasija.

Así pues, y como gran conclusión, para quienes no tienen en sus casas vidrio doble o de nitrógeno o de aire entre dos capas, el hule de burbujas viene a ser la rotunda opción –la mejor, la más barata y la más efectiva– como aislamiento térmico de tu casa; y como complemento el producto desecante es ideal para mantener tu casa sin humedad y con alta eficiencia en confort y aislamiento.

 

Ruba Llegaste a Casa

Últimos artículos

Mantiene Fitch a Ruba sus más altas calificaciones: ‘AA-’ y ‘F1+’

Febrero 26, 2024

Leer más
La tendencia de las casas ecológicas

Febrero 22, 2024

Leer más
La importancia del análisis de la competencia

Febrero 22, 2024

Leer más