Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

La fruta del monje y la moda

Marzo 25, 2022   |   Consejos,

Fruta del monje como edulcorante

Nota de Ana Trigo del 14 de abril de 2021 en la Revista Digital del Instituto Europeo de Estudios Empresariales: https://revistadigital.inesem.es/biosanitario/fruta-monje/

Edulcorantes naturales como el azúcar de coco, la miel y el agave pueden poseer un alto índice glucémico y contienen calorías. La mayoría de los consumidores desean reducir tanto el consumo de azúcar como las calorías, lo que impulsa la demanda de edulcorantes de bajo valor calórico o sin calorías, como lo es la ‘monk fruit’ o ‘fruta del monje’. También conocido como ‘luo han guo’, el nombre científico de esta planta es ‘Siraitia grosvenorii’.

 

Fruta del monje como edulcorante

 

Se dice que los monjes budistas en el siglo XIII fueron los primeros en cultivar la fruta hace más de ocho siglos en las regiones montañosas del sur de China y por eso le dieron ese nombre.

Es una fruta pequeña y redonda que se cultiva en el sudeste asiático. Se ha utilizado con seguridad durante miles de años en medicina oriental, como un auxiliar digestivo y como remedio natural para diversas enfermedades.

La fruta del monje posee altas concentraciones de fructosa y glucosa pero, a diferencia de la mayoría de las frutas, sus azúcares naturales no son responsables de su intensa dulzura, sino que la obtiene de antioxidantes llamados mogrosides.

 

¿De dónde proviene el edulcorante natural?

Fruta del monje como edulcorante

El edulcorante que se obtiene de la fruta del monje se ha convertido en uno de los más populares. Se crea eliminando las semillas, la piel y triturando la fruta para obtener el jugo que desprende, que es unas 150-200 veces más dulce que el azúcar de caña, según la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria.

Con muy poca cantidad proporciona mucha dulzura, ya que, durante su procesamiento, los mogrosides se separan del jugo de la fruta recién prensada y por eso no contiene fructosa ni glucosa, lo que lo hace totalmente exento de valor calórico.

Se emplea con frecuencia por la industria alimentaria en múltiples alimentos y bebidas.

 

¿Qué propiedades y beneficios nos aporta?

Fruta del monje como edulcorante

La fruta del monje es un alimento seguro para la población en general, incluso para las personas con diabetes, los niños y mujeres embarazadas. Fue reconocido como alimento seguro por la FDA en el año 2010.

Se utiliza como edulcorante natural, capaz de endulzar sin aportar calorías. Además, junto con la stevia, es considerado como uno de los mejores sustitutos naturales del azúcar y se ha vuelto muy popular.

Prácticamente, lo podemos agregar a cualquier tipo de alimentos y bebidas y usar en productos horneados, ya que es resistente y estable a altas temperaturas.

Tiene mayor salubridad que el aspartamo y otros edulcorantes de similares, puesto que es sometido a un procesado de menor intensidad.

Sobre todo, ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, colesterol y triglicéridos, lo que lo convierte en una gran alternativa en diabéticos y contribuye a descender los niveles de proteína en orina, mejorando la funcionalidad renal.

Se le atribuyen propiedades antioxidantes, ya que los mogrosides controlan la formación de radicales libres en las membranas celulares que aceleran el proceso de envejecimiento en los tejidos.

A diferencia de la sacarosa, la fruta del monje ayuda a combatir infecciones, ya que contiene propiedades antiinflamatorias y se usa habitualmente para resfriados, dolor de garganta y calmar la faringitis entre otros.

Al contrario que la stevia, no produce hinchazón abdominal ni flatulencias, ya que no genera gases en el aparato digestivo.

Además, se ha revelado como un alimento potenciador de los tratamientos de infecciones víricas como hepatitis C, el VIH y el virus de Epstein Barr. 

 

¿Tiene algún inconveniente la maravillosa fruta del monje?

Fruta del monje como edulcorante

 

El mayor inconveniente es la dificultad que tiene para ser cultivada y el elevado coste de su importación.

Esto se debe a su lento proceso de cultivo y escasa productividad, ya que el 90% de la producción de fruta del monje se obtiene en la provincia china de Guangxi y no dan abasto a satisfacer la creciente demanda a nivel mundial.

También la necesidad de disponer de gran cantidad de fruto para obtener una muestra escasa de edulcorante.

Un alimento que contiene edulcorantes de fruta del monje puede ser ligeramente diferente en apariencia, textura y sabor que el mismo alimento hecho con azúcar, ya que el azúcar contribuye a la estructura y textura de los alimentos.

Además, en su fabricación puede que entren en juego otras sustancias tales como la inulina, el eritritol o la dextrosa, que enmascaran la intensidad del dulzor en beneficio de otros matices que algunas personas perciben con un gusto algo desagradable.

El extracto puede considerarse “natural”, pero eso no significa que no esté procesado. La fruta del monje se combina generalmente con otros edulcorantes o con azúcar y melaza. El problema es que, si se combina con azúcar, ya no es libre de calorías.

Por lo que la combinación del extracto con otro edulcorante como el eritritol tampoco es ideal, ya que puede causar problemas gastrointestinales como gas y diarrea, especialmente entre las personas con síndrome de intestino irritable.

El producto final puede quedar más artificial, lo que a su vez puede interferir con el perfil nutricional.

Sin embargo, las reacciones alérgicas son excepcionales, aunque el riesgo aumenta si se tiene alergia a otras especies de la familia de las cucurbitáceas. Los signos podrían ser:

– Urticaria

– Erupción

– Dificultad respiratoria

– Dolor de estómago

– Vómito

– Mareo

– Lengua hinchada

– Pulso débil

 

¿Cómo podemos conseguir la fruta del monje?

Fruta del monje como edulcorante

 

Es prácticamente imposible localizar la fruta del monje en estado fresco… a no ser que vayamos al sur de China.

Es más fácil encontrarnos con el fruto ya seco en otros mercados del continente asiático.

Además es mucho más barato que el edulcorante procesado, pero tiene un sabor potente y singular.

No obstante, ya podemos comprar edulcorantes de fruta del monje, de diversas marcas, en muchos  supermercados y en centros de comida macrobiótica.

 

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más