Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

Crear un huerto en casa no es lo complicado que supones

Julio 6, 2020   |   Consejos,

Producir nuestras propias verduras para autoconsumo no es lo prohibitivo que muchos suponemos. Cierto es que sembrar, cuidar y cosechar requiere tiempo, voluntad, dedicación y un poco de dinero. Pero, a cambio, sus beneficios para la familia son enormes verdaderamente: alimento sano a conciencia, ahorro en el gasto, paciencia y serenidad, satisfacción, convivencia familiar y armonía con la naturaleza. Comparto esta guía rápida para que te animes y disfrutes del campo en tu hogar

Karla Yisel Torres

 

Actualmente es primordial cuidar la alimentación de nuestra familia, y un huerto en casa te da la posibilidad de cultivar tus alimentos de manera orgánica: tienes la certeza de que la procedencia de que lo consumido no contiene ningún aditivo químico que afecte a nuestro organismo.

Regularmente todos hemos pensado en tener un huerto en casa, pero suponemos que es algo muy complicado, cuando en realidad no es así.

A continuación, te presentamos las claves y cuidado que debemos tener en cuenta para hacer tu huerto de forma muy sencilla.

Claves para iniciar tu huerto, en un espacio acogedor en casa:

Entrada directa de luz solar

Para el cuidado de cualquier planta o cualquier semilla que deseemos cuidar siempre es primordial que pueda tener luz directa de rayos de sol. Antes de considerar el lugar donde se vea mejor, se debe pensar en el lugar perfecto donde reciba la debida luz solar. Todo dependerá del tipo de semilla a cultivar.

Escoger la maceta ideal

Al momento de elegir la maceta, debes considerar que dicho contenedor necesita tener orificios que le permitan drenar, correr el agua y respirar, y también requiere una altura favorable que le permita crecer sus raíces.

Siempre es importante escoger el tipo de maceta adecuado para la semilla que vayamos a cultivar, porque no tienen la misma raíz ni necesitan las mismas condiciones para sus cuidados.

Así que podemos ser creativos y crear recipientes con las características necesarias: entre 7 y 15 centímetros de profundidad para plantar casi cualquier semilla, considerando suficientes agua, sol, aire y nutrientes.

La tierra adecuada

Procura considerar el tipo de tierra que usemos en la maceta de la planta a cultivar, ya que será el cimiento de los nutrientes de los alimentos a cultivar.

Se pueden combinar diferentes tipos de abonos y sustratos de la mejor calidad. De lo contrario podría ocurrir una serie de problemas al cultivar nuestros alimentos: podrían verse afectados la maduración, el crecimiento y el sabor de los cultivos, con un deterioro marcado en la calidad de nuestros alimentos.

La tierra debe crear condiciones naturales en el ecosistema de la cosecha, debe permitir la transpiración de oxígeno y ser capaz de conservar humedad para su hidratación

Elegir tipos de semillas y brotes

Lo recomendable para empezar tu primera cosecha sería empezar por lo básico en los brotes directamente, que son plantas pequeñas que ya estén listas para desarrollarse. Solo procura no dañar la raíz, por lo que se sugiere hacer un agujero lo suficientemente grande. Después presiona de forma suave el abono de alrededor al brote, y riega con un atomizador desde la raíz con agua suficiente sin ahogar la planta en agua.

Fertilizantes necesarios

Para poder mantener nutrido el brote, para que crezca y pase por su proceso de maduración se necesitan fertilizantes. Se recomiendan fertilizantes balanceados que pocuran la preservación de plantas y vegetales.

Los fertilizantes sugeridos de buena calidad son abonos NPK (nitrógeno, fósforo y potasio), los tres compuestos básicos que deben intervenir en la tierra de los cultivos para construir sus tejidos.

Intervención de los insectos en la preservación

Considera también los insectos que puede atraer un brote, las amenazas y los aliados en su crecimiento, por ejemplo, los pulgones. Estos animalitos son unos parásitos que pueden acabar con el crecimiento del cultivo.

Mientras que las mariquitas o las abejas protegen a las plantas de los pulgones, ya que son su principal alimento, de modo que son muy buenos insecticidas naturales que te ayudarán a conservar tu cosecha

Así que es imperativo tener presente cada uno de estos puntos, antes de crear tu huerto casero considera el tipo de plantas a cultivar.

Investiga las condiciones y cuidados necesarios para la conservación de tu cosecha, el lugar ideal, la entrada de luz, el tipo de tierra, la maceta, el abono, los fertilizantes y el tipo de clima para madurar.

Uno de los grandes beneficios de tu huerto es que al poder cosechar tus propios alimentos podemos tener la confianza de la producción de manera orgánica procurando una alimentación sana, además de poder disfrutar sabores únicos y naturales, frescos, en el momento y desde la comodidad de nuestros hogares. Habida cuenta de que un huerto en casa se convierte en un pasatiempo que nos transmite tranquilidad y satisfacción.

 

 

 

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más