Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

Comida sana de antaño e instantáneos de hoy

Octubre 29, 2020   |   Entretenimiento,

Muy cierto: en nuestras vidas aceleradas de hoy no cabe cocinar con recetas tradicionales, familiares y caseras, por el tiempo que implica invertirle. Por eso hoy tenemos todo género de alimentos ya preparados, congelados o envasados, listos para abrir, calentar y servir. La nostálgica pregunta es: ¿y si tratáramos, de vez en cuando, de continuar con la sabrosa tradición oral de las recetas de la abuela y de mamá?

ruba

Rafael Sosa de Santiago

 

¡Ah! ¡Los beneficios de la vida de hoy en día!: arroz precocido, frijoles ya preparados, salsas de “abra, agregue la carne de su preferencia y listo!”, ajos pelados y picados, ensalada de atún enlatada, carne adobada al alto vacío, sólo mezcle y ya está, sin gluten ni grasas trans.

“Alimente a su familia con comida sana”. “No se complique más la vida, señora. Lo único que necesita es agregar agua y calentar”. Sin complicaciones, sin desorden que limpiar en la cocina, sin pérdidas de tiempo.

“Nosotros ponemos los ingredientes y el trabajo. Usted agrega el cariño”.

Enchiladas, quesadillas, flautas, tinga, mole, chiles rellenos… todo congelado. No hace falta más que abrir, meter al micro y a disfrutar.

Sopas, carne, guisados y vegetales deshidratados. Solo les falta agua, calentar y servir. ¡Tan fácil como abrir una lata o vaciar un sobre!

Días hubo en los que ir de compras era sinónimo de pasearse entre tomates y cilantro, distinguir el olor de un buen chile colorín y un chile ancho. O sonarse un poco la nariz, ante la irritación que generaba la cebolla. O acercar la cara a la manzana, para percibir su frescura. Darle golpecitos al melón, a la sandía: “Si se oye hueco, es que ya está listo para comer”, decía mamá. Ser escrupulosos ante el color de la piña: “Ni muy verde, ni muy café; amarilla debe estar, si quieres que sea dulce”. El elote en mazorca debe pellizcarse un poco; si el grano revienta con un poco de ‘leche’, será tierno.

ruba

Otra cosa era en casa: el olor a cebolla picada (lágrimas incluidas), carne deshebrada en la estufa, chile tostado y tomates cocidos. “Mete los chiles asados en una bolsa para que suden. Así les podrás quitar fácilmente la piel”. “Los tomates tostados pásalos por agua fría para pelarlos”. “Ten cuidado con las sillas: si te golpeas el codo se te acalambra todo el brazo”. El esperar ansioso, apremiado por los olores que anteceden la presentación en un plato generoso. Comida natural. Comida sana. Comida de nuestras madres y abuelas, no los inventos que nos venden en la tele, como diría mi padre.

Es verdad: la vida moderna no nos alcanza para los rituales propios de unos chiles rellenos o un caldo de res, y ya no digamos de unos tamales o un mole poblano.

Hay que contemporizar y seguir la tendencia del mercado, señalada por los mensajes publicitarios y los horarios laborales de hoy en día.

ruba

Pero, ¿y si tratáramos, al menos un poco, de escarbar en los ratos libres y de consultar las recetas de nuestras madres y abuelas para continuar esa tradición oral de nuestra rica cocina, antes de que se convierta en un recuerdo o un artículo de museo, sólo disponible para chefs y restaurantes?

¿Qué será de los mercados, si nadie los visita? ¿qué será del chile chipotle, si nadie cocina más con él? ¿qué será del chayote, delicioso en caldos de res o de pollo, si ya nadie lo busca? ¿quién prepara todavía el pollo, marinándolo con achiote y jugo de naranja? ¿de verdad pretendemos obtener comida sana sólo porque tenemos una etiqueta de información nutrimental en la lata que compramos?

¿Cuánto tardaremos en regresar a las fuentes primarias de nuestra alimentación? ¿lo haremos algún día… o es un viaje sin retorno?

Últimos artículos

Viñas del Mar: Conoce tu próximo hogar

Junio 21, 2022

Leer más
Infonavit paga daños en casas afectadas por lluvias

Junio 21, 2022

Leer más
Así puedes congelar las mensualidades de Infonavit

Junio 21, 2022

Leer más