¿Cómo hacer una tradicional posada navideña? - Ruba | Llegaste a Casa
Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

¿Cómo hacer una tradicional posada navideña?

Diciembre 19, 2022   |   Consejos, Estilo de Vida,

¿Cómo hacer una tradicional posada navideña?

Las posadas navideñas son una mezcla de diversión, devoción y convivencia de familia y amigos que refleja la importancia en la cultura mexicana y las creencias religiosas, de sus costumbres y tradiciones. Las posadas son la fiesta por excelencia antes de la Nochebuena y Navidad. Los eventos son muy esperados, y consisten en el canto de posada, las reuniones y romper la piñata como toque final de la celebración.

Virginia Lara Valle

Para los mexicanos la Navidad comienza el 16 de diciembre, fecha en la que se lleva a cabo la primera posada. Sin embargo, en la actualidad las posadas navideñas son reuniones sociales donde ya no se llevan a cabo las tradiciones cristianas de estas fechas.

Hoy hablaremos aquí sobre el significado real, la historia, la tradición y el origen de las posadas en México.

 

 

Las posadas son un tradicional festejo previo a la Navidad que se lleva a cabo 9 días antes, es decir, del 16 al 24 de diciembre.

Cada día representa un valor: humildad, fortaleza, desapego, caridad, confianza, justicia, pureza, alegría y generosidad.

Niños y adultos salen a hacer el “peregrinaje” acompañados de las figuras del nacimiento, conocidas como “el misterio” que representan a San José y la Virgen María acompañados de un burrito en su camino hacia Belén, tocando las puertas de los hogares de amigos, vecinos o familiares, buscando un lugar para que pueda nacer quien habría de ser Jesús.

 

 

Es lo que se conoce como “pedir posada” con un canto tradicional en el que desde el interior de la casa se canta negando la entrada a la Santa Pareja. Al mismo tiempo que Maria y José piden con cantos se les permita tener asilo para el nacimiento de su hijo.

El canto culmina con gozo y alegría ante la entrada de los Santos Peregrinos a la casa.

 

 

Las Posadas consisten en celebrar, en nueve casas, una posada por día.

Al ser una tradición católica, además se acompaña de cantos populares, rezos y las velas encendidas que representan la luz de la venida del Mesías, el Cristo.

Finalmente, los anfitriones que dan posada a los peregrinos ofrecen una cena con tamales, frijoles, atole, ponche de frutas de temporada y una bolsita con dulces llamada colación.

También solían prenderse fuegos artificiales– lo que no es recomendable por seguridad.

Se acompaña con música y convivio entre las familias.

También se acostumbra el encendido de varitas de luces de bengala, que representan la estrella de Belén que guio a los Magos de Oriente.

 

 

Al final de la celebración se rompe la tradicional piñata de siete picos –adornos que representan los siete pecados capitales, que con el nacimiento de Jesus inicia la redención–. Contra esos pecados luchamos a ciegas (con los ojos vendados), de colores brillantes y vivos que simbolizan lo seductor de las tentaciones y que cuando es destruido cae sobre nosotros la gracia– los dulces de la piñata.

 

 

Las posadas  tuvieron su origen después de la Conquista, en la Época Colonial, celebradas por los frailes evangelizadores para sustituir las festividades paganas del Panquetzaliztli, que celebraban el advenimiento de Huitzilopochtli (dios azteca de la guerra), y que se llevaban a cabo del 16 al 26 de diciembre, cambiándolas por el Adviento –conjunto de días de preparación cristiana previa a la Navidad, en el cual los nueve días de las posadas representan los nueve meses del embarazo de Maria en que el mundo esperó la llegada de Jesús.

¡No dejes que se pierdan las hermosas tradiciones, como las familiares posadas! Vívelas y disfrútalas en familia. Son herencias culturales, llenas de gozo y alegría que dejarás en la memoria de tus hijos.

 

 

Canto tradicional para pedir posada.

Peregrinos (afuera de la casa)

En el nombre del cielo, os pido posada, pues no puede andar, mi esposa amada.

Posaderos (adentro)

Aquí no es mesón. Sigan adelante. Yo no puedo abrir, no sea algún tunante.

Afuera

Venimos rendidos desde Nazaret. Yo soy carpintero, de nombre José.

Adentro

No me importa el nombre. Déjenme dormir, pues ya les he dicho, que no voy a abrir. 

Afuera

Posada te pide, amado casero, por solo una noche, la Reina del Cielo.

Adentro

Pues si es una reina quien lo solicita ¿cómo es que de noche anda tan solita?

Afuera

Mi esposa es María, es Reina del Cielo y Madre va a ser del Divino Verbo.

Adentro

¿Eres tú, José? ¿tu esposa es María? ¡Entren, peregrinos! ¡No los conocía!

Afuera

Dios pague, señores, su gran caridad, y los colme el cielo de felicidad.

Adentro

Dichosa la casa que alberga este día, a la Virgen Pura, la hermosa María.

Peregrinos de afuera y posaderos de adentro cantan juntos mientras se abren las puertas

Entren, Santos Peregrinos, Peregrinos. Reciban este rincón. Aunque es pobre la morada, la morada, os la doy de corazón.

 

Ruba Llegaste a Casa

Últimos artículos

La tendencia de las casas ecológicas

Febrero 22, 2024

Leer más
La importancia del análisis de la competencia

Febrero 22, 2024

Leer más
¿Puedo confiar en un simulador hipotecario?

Febrero 22, 2024

Leer más