Comida saludable: 9 recomendaciones para estar muy bien y llenos de energía - Ruba | Llegaste a Casa
Inicio Fraccionamientos Nosotros Ruba Residencial Recomienda y gana Bolsa de Trabajo Servicio al Cliente Manual de Mantenimiento Financiamiento Blog Contacto

Comida saludable: 9 recomendaciones para estar muy bien y llenos de energía

Febrero 9, 2024   |   Sin categoría,

Comida saludable: 9 recomendaciones para estar muy bien y llenos de energía

Andrea Coronado

 

Comida saludable

 

A lo largo de mi camino como “adulto independiente” he aprendido a valorar la comida que recibía de mi mamá cuando yo era pequeña y cómo se preocupaba por mi salud para que creciera fuerte y sana.

Y sin duda que la comida siempre ha sido y será una inversión, casi siempre costosa, pero que vale la pena totalmente.

La vida como adulto godín –persona que labora jornadas enteras en oficinas– es rápida y muy rutinaria, los tiempos en casa son cortos, el sedentarismo es el modo de vida que adquirimos y el lograr comer saludable se vuelve un privilegio, porque en las oficinas es más accesible adquirir comida rápida pues incluso ahora hay muchos servicios de envío de alimentos al centro laboral.

Por todo ello, gorditas, hamburguesas, pizza, tacos y mayormente café en sus diferentes presentaciones son ingeridos por muchas personas “godínez” día con día, lo que ocasiona en su abuso y constancia un aumento de peso, porcentaje de grasa, falta de condición y provoca la glucosa y colesterol con niveles altos. Lo grave es que en muchos casos así se da entrada a enfermedades muy delicadas como la diabetes, resistencia a la insulina, hipertensión, hígado graso, etc.

Aquí te anexo unas recomendaciones para que disfrutes comida saludable de acuerdo con tus posibilidades:

 

Haz un menú semanal.

Lo ideal sería que tuvieras una dieta especializada para ti, de acuerdo con tus objetivos –ya sea bajar y estabilizar peso, reducir porcentaje de grasa o aumentar masa muscular–. En caso de que no la tengas, puedes buscar opciones de menú que se adecúen a tus posibilidades y gustos. Si añades platillos que te interesen, podrás animarte día con día a realizar tus propios alimentos, en vez de comprarlos en restaurantes de comida rápida.

 

Guíate en el plato del buen comer.

Puedes combinar tus alimentos de acuerdo con el plato del buen comer: considera mayor proporción de vegetales, cereales y leguminosas. Las frutas las puedes poner entre comidas para disminuir la sensación de hambre. En cuanto a la proteína, la puedes añadir a la proporción que mejor te beneficie conforme a tus objetivos.

 

Comida saludable

 

Realiza una lista del súper.

En base a tu menú semanal y lo comentado anteriormente, anota en tu agenda diaria o en tu bloc de notas todos los ingredientes para la preparación de tus platillos. Considera agregar también: aceite, sal, pimienta, especias y demás ingredientes que se agregan típicamente a cualquier platillo.

Verás que con el simple hecho de hacer esto ahorrarás en el gasto de despensa, ya que comprarás justo lo necesario para esto.

 

Prepara los alimentos desde el domingo.

Puedes avanzar en la cocción de los alimentos desde el domingo, que es el día en el que la mayoría de los ‘godínez’ descansamos.

Considera que muchos de estos alimentos se tienen que congelar o dejar en refrigeración, pero puedes empezar con pequeñas acciones que harán que tu tiempo cocinando entre semana sea mucho menor. Por ejemplo: puedes realizar un caldo de pollo para el domingo, que incluya pollo, papa, zanahoria, calabacita, arroz, etc.

El pollo lo puedes sacar y desmenuzar para 2 o 3 platillos. Las papas puedes comerlas, ya sea en presentación de puré o como papa dentro de taquitos con lechuga y tomate. La zanahoria te ayudará a hacer una crema, y a la calabacita la puedes acompañar con queso Oaxaca y tocino.

 

Cuida lo que tomas.

En la mayoría de los casos, gran parte del aumento de peso se debe a la ingesta de calorías a través de las bebidas, es decir, se sube más de peso por lo que se toma que por lo que se come. Por lo que si reduces el consumo de bebidas con edulcorantes, gaseosa, jugos procesados, yogurt, etc., empezarás a notar cambios positivos. Prefiere agua natural o con alguna fruta de tu preferencia, o puedes tomar té.

 

El consumo de café.

El café por sí solo no es una fuente de calorías, ya que no contiene azúcares.
La cafeína es un antioxidante que actúa como una especie de “droga” psicoactiva que estimula al sistema nervioso central, por lo que sentimos que despertamos –o un bum de energía– al momento de ingerirlo. Todo en exceso es malo, por lo que la ingesta diaria de cafeína puede tener efectos negativos en el organismo, como insomnio, ansiedad, irritabilidad, depresión, nerviosismo, frecuencia cardíaca rápida o tensión arterial elevada, náuseas, dolores de cabeza o molestias estomacales.

Todo esto añadido a que usualmente se acompaña el café con azúcar, dulce que debe ir en proporción al tamaño de la taza, por ejemplo 1 cucharada para 1 taza.
Mi consejo no es que retires esta bebida totalmente de tu alimentación, sino que midas la ingesta diaria, el número de tazas que consumes y el azúcar que añades a esta bebida y qué es lo que bebes en el día además de esto.

 

Comida saludable

 

‘Snacks’ o botanas entre comidas.

Es difícil conseguir algo saludable entre comidas, rápido y fácil en el día a día de las personas que laboramos en oficinas, ya que las papas procesadas, galletas, donas, frituras, etc. se encuentran prácticamente en cada esquina de alguna tienda de autoservicio y a costos muy económicos. Aquí te comparto algunas ideas de fácil acceso para que acompañes tus jornadas laborales de la mejor manera:

– Fruta picada (puedes traerla desde tu casa, previamente cortada): manzana, melón, sandía, etc. Acompaña con un poco de chamoy y chile en polvo solo para resaltarles sabor. La fruta picada tiene la ventaja de que su olor no es tan potente y así no nos delatamos en la oficina.

– Galletas de avena, linaza, etc. Son buena opción para aquellos que disfrutan de lo dulce, y pueden reemplazar fácilmente a cualquier otro tipo de galleta con chocolate, vainilla, fresa o más sabores con grandes cantidades de azúcar.

– Yogur griego: puedes adquirir porciones individuales en cualquier tienda de autoservicio. Solo asegúrate de seleccionar la versión light con 0 azucares añadidos y de preferencia baja en grasa o 0 grasa.

– Nueces, arándanos, almendras, etc. Este tipo de frutos y semillas tiene un porcentaje alto en grasa saludable, por lo que te brindarán sensación de saciedad por el número de veces que masticas para ingerirlos.

– Queso panela: puedes traer desde tu casa, ya previamente cortado en cuadritos, una porción de queso. Igualmente, hay opciones light bajas en grasa. Si no consigues versión light, en sí mismo el panela regular es muy recomendable.

 

¡Muévete!

Así sea 30 minutos al día, saltando la cuerda, caminando, trotando o realizando yoga, estiramientos, etc., estas actividades te apoyarán en brindarte un sistema digestivo sano y con mayor motilidad y te ayudarán a limpiarte de toxinas que no requiere tu cuerpo.

 

Disfruta de tus alimentos.

No pasa nada si en algunas ocasiones seleccionas alimentos “no tan saludables” y disfrutas de ellos. Te puedes dar gustitos entre semana, ¡y está bien!

Lo importante es encontrar un balance entre tus comidas y que poco a poco optes por tener una alimentación de la mejor manera. Aprender a comer no debe ser un martirio o un castigo, sino algo que por decisión y convicción propias hagas sabiendo que es lo mejor para ti.

 

Este blog está basado en las recomendaciones que, personalmente, me han servido mucho como comida saludable.

Lo ideal es acercarse a especialistas en la salud para que te brinden las mejores recomendaciones para cada persona en específico.

Últimos artículos

Descubre Belcanto Residencial: Tu nuevo hogar al sur de Hermosillo

Junio 19, 2024

Leer más
Consejos esenciales para elegir una casa apta para mascotas

Mayo 27, 2024

Leer más
Mantiene Fitch a Ruba sus más altas calificaciones: ‘AA-’ y ‘F1+’

Febrero 26, 2024

Leer más